29 de agosto de 2006

Metro a mitad de precio (o la picardía del chileno)

Creo que ya van tres veces. El guardia de la estación amablemente me pide el boleto escolar que acababa de comprar, lo rompe y me hace entrar por un paso lateral a los andenes. Pregunté qué pasaba. La respuesta no pudo ser más "chilena": un sujeto intentó pasarse de listo metiendo una mitad de boleto al torniquete, y la máquina se trabó. Casi al instante le hice la pregunta de si los torniquetes más antiguos se podían engañar así. Me respondió que los antiguos rechazaban el boleto de frentón. Los de ahora lo destruyen, pero son máquinas más "delicadas".

Y así la cosa. Primero transbordos improvisados en Vicuña Mackenna que parecieran quedar como permanentes, y ahora esto.

Así es Chile.

2 comentarios:

  1. Oo así que eso fue lo que pasó? xDDD Los flaites (así les digo yo a todos los decerebrados que andan por ahí) abundan, y al parecer se les contagia la estupidez xD

    ResponderEliminar
  2. Cambia todo cambia... Cambia Santiago cambia (8)

    [] kurotashiO!

    ResponderEliminar