21 de junio de 2006

Rayos, que tenga que volver a hablar de esto...

Un post. Dos temas distintos, pero que comparten una observación común: ¡Que tenga que volver a hablar de esto!

Punto uno: afiches de trabajos y misiones. Hasta ahora, y a lo largo del tiempo que mi ralentizada carrera me ha tenido echando raíces aquí (menos mal que estoy en último año), he visto centenares de afiches promocionando trabajos y misiones. Por desgracia, algunos siguen cayendo en el mismo lugar común: fotos de niños pobres, casi moquilleando, dando lástima en forma patética. Espero que en los años que siguen se les ilumine la ampolleta a las nuevas generaciones, con afiches que dignifiquen en vez de apelar a la lástima.



Punto dos: terminar como el grupo de la peor presentación y el peor trabajo (esta vez en el juego de Marketing) ya lo había vivido antes. Pero que el profesor te lo refriegue en la cara... Con esta slide le sacamos una carcajada a toda una clase y hasta nos aplaudieron. El pueblo estaba con nosotros. Eso fue bueno. Felizmente aprendí e internalicé eso que un día me comentaron sobre la separación de roles. Separar a la persona del profesor. Algo así. Horas más tarde, el mismo profesor que nos humilló en la mañana, ya en la tarde echaba una broma durante la prueba y yo me reí. Algunas cosas hay que tomárselas con Andina.

0 comentan:

Publicar un comentario