21 de mayo de 2006

Sería lindo... ¿o no, presi?


¿Por qué tuvo que leer la carta del niñito? La razón es simple. La gran enemiga de los planes y promesas de poca carne que Bachelet presentó hoy 21 de Mayo es la desesperanza de parte de la gente de que éstas buenas intenciones puedan hacerse realidad, en vista de los anteriores discursos de otros gobernantes cuyas promesas han quedado sólo en eso. Si todos fuéramos tan ingenuos como el chico que escribió la carta, harto mejor sería el ambiente para la presidenta, o no? Obvio que sí. Los políticos a veces se las saben por libro.

0 comentan:

Publicar un comentario