7 de mayo de 2006

Felicidad desigual


Me da pena.

Me da pena lo que pasa en el resto del mundo cuando alguien se comporta como el administrador de este café cercano al Forestal. En general, lo que pasa con las personas con desórdenes psicológicos. El resto de las personas que los rodean les hacen el quite, los ven como "personas peligrosas", la TV los usa como espectáculo para las masas y la sociedad en general los mira como bichos raros. Hay un versículo de la Biblia que dice más o menos "al que tiene mucho, se le dará más y tendrá en abundancia, pero al que tiene poco, hasta lo poco que tiene se le quitará", o algo así. Me consta porque en la universidad, cuando yo era harto más creyente que ahora, hice el optativo de Lectura del Nuevo Testamento y al cura que hace el curso, en una de las clases le hice ver tal aberración. No recuerdo qué explicación me dio. Si bien el contexto en que se dicen estas palabras es otro, no deja de tener sentido con este tipo de personas, sintiéndose abandonadas; no importa si están rodeados de cien, mil o por el millón de amigos de Roberto Carlos, se sienten infelices igual. No hay un punto medio, no hay equilibrio. O te atrapa el círculo virtuoso y eres feliz, o te agarra el círculo vicioso y terminas siendo un infeliz abandonado. Hay gente feliz en el mundo, no cabe duda y todos conocemos a más de alguno, pero así como hay personas felices, hay muchas personas en estado de infelicidad. ¿Pero cómo mierda no se dan cuenta que esta persona en el fondo está pidiendo ayuda? Este mundo está lleno de aberraciones. Dios le da pan a quien no tiene dientes...

Ya sé que es fácil escribirlo, pero de ahí a la acción no es tan fácil y creo que nadie estaría dispuesto a dar el paso. Pero da para pensar, ¿o no?

1 comentario:

  1. Algo parecido a lo que dices se ve en la película Crash, donde uno de los personajes le dice a otro que las reacciones violentas de la gente no se deben nada más que a una falta de contacto entre las personas, le gente no se toca, no se mira, se evita. Después estamos lamentando situaciones como estas. Lamentable, esperemos cambiar.

    ResponderEliminar