6 de marzo de 2006

¡Orden!

Si. Eso mismo. Mi viejo no halló nada mejor que hacer con la caja del TV nuevecito de paquete que llegó y del que ya contaba antes (y se demoró más que la cresta, pero llegó al fin) que "sugerirme" que hiciera algo bueno por la humanidad y ordenara mis apuntes de la universidad y "prescindiera" de todo lo que no sirve. Y salió harto desperdicio. Más que nada diarios, folletos y hojas sueltas. Recordé tiampos pasados, de estudio grupal o en pareja, para mala suerte mía con niñas que algo me gustaban, lo que hacía disminuír la eficacia del estudio a la mitad (si no más), de fiestas de cumpleaños, mapas para llegar hechos en 2 minutos en la última hoja del cuaderno, ayudantías extra para exámenes que nunca revisé por falta de tiempo. Y hasta una que otra "joyita".

¡Foto, foto!

Comenzando a meter cosas en la gigantocaja.



En la cajota todo iba bien. En donde no iban nada bien las cosas es en el resto de los apuntes sin clasificar, en donde el caos era amo y señor. Ehmmm... bueno... nunca tanto.





Naturalmente en ocasiones como estas es cuando aparecen artículos que cuando los buscamos nunca aparecieron, como los apuntes con los que nuestros amigos y compañeros de universidad estuvieron a punto de cargosear (menos mal que nadie me fue a buscar a la casa)



Y, obvio, la joyita de la jornada. Un ¿folleto? promocional de esta gran cantante nacional de los años ochenta. ¿Alguien guardará cosas como ésta?



[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario