3 de enero de 2006

Se fué la mierda de año

Un año en que las cagué de principio a fin. Se fue. Por fin.

El año nuevo pasado fue de abrazos tristes. Éste... fue de exceso de abrazos. De abrazos sin sentido, por cumplir, por ser bien educado y caballero. Más de la mitad fueron a gente que ni conocía ni me interesaba conocer.

Es caro salir al encuentro de la gente. No me refiero a plata. Es que este tipo de situaciones sirven -a la larga- para ampliar el círculo de amistades. Pero no "éstas" amistades, gente del barrio que nunca me ve porque no salgo a la calle. Gente que tiene otra cultura. Gente dándome el abrazo y diciéndose para dentro y este hue... quién es, a lo que mi viejo reacciona al momento: "es mi hijo". Después me van a ver cada vez que salga de mi casa únicamente para ir a ver a un amigo o amiga que no vive en mi barrio y les voy a caer mal porque no miro a nadie.

En serio, este año nuevo me apestó. Y no lo voy a repetir para la próxima vez. Los abrazos justos, a una tía y un par de primas que viven en la casa de al frente y nada más.

No están los tiempos para mostrarse. Y menos en un mal barrio.

No es que discrimine a esta clase de gente. Es sólo que les tengo miedo.



[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario