8 de noviembre de 2005

Por atrasito

La 643 iba llena. No se podía subir por la puerta de adelante y un grupo de viejos guachacas me empujaba tratando de subir. Luego se hicieron los hueones con la plata del pasaje. El ambiente no estaba de lo más propicio como para mandar los 120 pesos hacia adelante porque podían pasar dos cosas no excluyentes; una, que la plata se perdiera en el pasillo y terminar a grito pelado de igual a igual con el orangután gritando "si te mandé la plata viejo hueón", otra, que los guachacas empezaran a tirarme bromas por pagar el pasaje, ante lo cual no estaba dispuesto a darles en el gusto.

Hasta que la micro se sale del taco de Vicuña Mackenna antes del 14, dobla en una esquina, y el orangután apaga el motor, abre las puertas y se baja emputecido a enfrentar a los guachacas por la puerta de atrás. "Ya, me van a pagar los pasajes los hueones, que ya estoy aburrido de que me anden cagando". Cobró los pasajes a los viejos y luego me enfrentó a mí directamente: "joven, me muestra su boleto..." Yo pensaba en pagar el pasaje ahí, pero hubiese resultado todavía más humillante frente al orangután y la tropa de guachacas. Finalmente este orate volvió a su trono -habrá asumido que yo si pagué, o seguramente no se amargó el mate por 120 pesos- y siguió su recorrido. Unas 10 cuadras más adelante subió una escolar y mandó los 120 pesos hacia adelante. Y recibió su boleto escolar. Tan simple era la hueaita... Mientras tanto, los guachacas discutían que el orangután los cagó, que a uno le cobró 500 pesos, que los 50 pesos que el chofer mandó de vuelto para quién eran...

Hasta que se dieron cuenta que los boletos que les había entregado el orangután eran... ¡boletos escolares!

Podré discutir muchas cosas. Que será mejor siempre subirse a una micro que tenga espacio adelante, que si voy a subir por atrasito será mejor perderme rápidamente por el medio y no quedarme frente a la puerta de atrás, no tomar nunca más la 643 (algo impensado puesto que es la única micro "tomable" entre 9 y 10 de la noche), que la cultura mediocre me absorbio y me hizo uno más del montón sin yo quererlo...

Pero de que el orangután es maricón y que el servicio que presta no vale ni 10 pesos, no cabe duda.



[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario