18 de noviembre de 2005

Pitéate un flaite...

El recurso de protección en contra de Radio Carolina fue rechazado, y la Tohá no entendió nunca que el programa era de puro hueveo (al parecer no lo ha escuchado nunca) y quedó como la defensora de los flaites. Wow. Por cierto, y no nos hagamos tarugos, la campaña también contenía algún dejo de odio y rechazo que sólo quienes tienen vecinos flaites o han sido víctimas de la delincuencia juvenil podrán entender.

¿Se dan cuenta en lo que terminamos? Lo más chistoso de todo fue que el sólo hecho de llamar a la campaña "Pitéate un flaite" y lo que dice la letra de la canción cae dentro de la cultura flaite.

Y la campaña tuvo un gran apoyo, hasta que salió la Tohá con su recurso de protección. Y dejó entrever que además de la rabia y frustración del flaite por su marginación social, por el lado de los afectados por la delincuencia juvenil también tiene una rabia tanto o más grande que afloró como una interpretación distinta a la ideada por la radio.

La gente en general condena al flojo y al delincuente. Y me parece bien que sea así. Y, por si me lo preguntan, yo también aborrezco a muerte la cultura flaite.

[via]

"En relación con un recurso de protección presentado en contra de Radio Carolina por el contenido del segmento titulado "Piteate un Flaite" que se transmitió dentro del programa "Máximo Volumen", esta emisora estima un deber aclarar a la opinión pública que la única intención de la referida iniciativa programática era solidarizar y hacerse parte de la inquietud de los jóvenes frente al fenómeno de la delincuencia juvenil. En un contexto de humor, sólo se ha pretendido repudiar conductas violentas y antisociales propias de los delincuentes y solidarizar con sus víctimas, es decir, con la gran mayoría de los jóvenes de nuestro país.

No hubo detrás de esta sección programática propósito alguno de incentivar o promover actuaciones discriminatorias, ni menos intención de atentar contra el honor de las personas.

Si alguna persona o grupo se ha sentido injustamente estigmatizada o discriminada por el programa, Radio Carolina pide desde ya excusas y lamenta que las expresiones utilizadas para denominar la sección hayan podido interpretarse por esas personas con un significado diferente al que ha sido nuestra intención. Como demostración de la permanente voluntad de Radio Carolina de ser un medio de comunicación social que contribuya al entendimiento y a la paz social entre los chilenos, ha resuelto levantar del aire la referida sección.

Asimismo, expresa su voluntad de continuar cumpliendo su rol de medio de expresión de las legítimas inquietudes y demandas de los jóvenes de nuestro país entre las cuales destaca la necesidad urgente de adoptar medidas para frenar el flagelo de la delincuencia."