28 de noviembre de 2005

Drowning



Anoche soñé que veía a una persona bajo el agua, queriendo suicidarse en una tina de baño. Hace tiempo que no tenía un sueño tan raro. Pero me hizo pensar un poco.

Si hay un estado que me describe actualmente es el de una persona bajo el agua, aguantando la respiración. Si hace falta una explicación a tan singular metáfora, podría contar que nadie podría darse cuenta de mi tristeza, que bajo el agua las lágrimas no se ven, porque no quiero que me vean llorar nunca más, porque no saben cómo odio la lástima. El gran "pero" de todo esto es que para lograr esto hay que callar, no hay que seguir gritando, no hay que comunicar el desastre que hay al interior de uno mismo, porque mientras más se grita, más rápido se acaba el poco aire que tenemos. Más rápido llega el final y se acerca la muerte. Pero no la biológica, sino la muerte social, esa que se declara cuando los demás lo ven a uno hundido y ahogado en su desastre y ante el temor de ser succionados a punta de solicitudes del tipo "ayúdame, no me dejes solo", terminan huyendo. Así, me quedo quieto, sin hablar, sin siquiera abrir la boca, aguantando bajo el agua, haciendo más eterno lo eterno.

Bucear en el mar es algo que tengo que hacer sí o sí antes de morir. Pero con todo esto que acabo de contar, adquiere un nuevo sentido.

Lo mejor que puedo hacer es callar y aguantar. Y así estoy ahora.



[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario