15 de octubre de 2005

Manos, abrazos, emociones

Me resulta tan hermoso el gesto de tomar las manos de una amiga a la que quiero. Y luego abrazarla... y sentir que ella siente igual, lo que no es nada de común. No es facil ni rápido encontrar personas con las cuales compartir el cariño así, toma años.

Cuando veo a la Clau me comporto como si no la fuera a ver nunca más. Y ella lo entiende. Pero costó. Y la quiero cada día más. Porque me aceptó como su amigo con todas las pequeñas fallas que tengo, algo que no podría decir de mucha gente. Bueno, amigos reales hay pocos. Nadie dijo que sería facil.



Nunca voy a olvidar la tarde que pasé con una persona muy querida mirando las copas de los árboles por varias horas. Fue en ese momento en que me di cuenta más que nunca de la cantidad de tiempo perdido, de la represión de mis ganas de querer que ya no daba más, que iba a terminar volcándose en cualquier momento. ¿No sería más sano vivir la afectividad en forma más normal?



Cuando me doy cuenta que no puedo abrazar a una amiga a la que quiero mucho y cuando me encuentro en momentos de soledad y pienso en ello me muero de tristeza. Soy un títere de mis emociones y no las puedo manejar solo. En serio que no me la puedo solo.


"Quiero que me apapachen..."


[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario