17 de octubre de 2005

Manos, abrazos, emociones II

Pasé un fin de semana raro. El sábado vine a la universidad a imprimir unas pautas para estudiar para mi I de Finanzas de hoy en la tarde, pero por una falla general había Internet en un sólo computador de todo el campus. Creí que no podría lograr mi cometido. Le había pedido a un amigo que si podía ir a su casa a bajar las pautas. Luego pensé que por qué no me iba mejor a un ciber y así no seguir molestando a las 10 de la mañana. En el único computador con internet en metros a la redonda un par de cabros chicos del Penta UC estaban jugando. El admin de la sala se dio cuenta y echó al par de cabros chicos y pude hacer lo mío. Luego le avisé con mensaje de texto a mi amigo que no iría, que ya hice lo que tenía que hacer. Al final fui igual a su casa y estaba con su nueva polola. Así que me vino el bajón y por eso escribí lo que escribí. Lo que no quita que así lo sienta.

Una bloggera se desquitó de sus trancas conmigo tirándome mierda por mi actitud en el encuentro bloggero del 8 de octubre (pueden leer su comment en el post más abajo). Otra me dijo que yo era lindo y que estaba bien demostrar mis emociones.

Alguien se llevó el amortiguador de los comentarios, parece...

Un consejo: nunca juzgue sin conocer completamente a la otra persona.
Corolario: como es imposible conocer completamente a otra persona, entonces nunca juzgue.

Debo irme con calma, si no va a pasarme lo que siempre me pasa.

Dato Rossa: Se lo dije a la Ingrid antes de despedirnos. Debo confesar que me encanta mirar a las mujeres pintarse los labios. No sé qué tan "raro" será, aunque pienso que es natural considerando que admiro a las mujeres bien mujeres... ¿Aprobaré ese test de las manchas el día que busque trabajo y me lo apliquen? Tengo mis dudas, je... :)

[De 44 Shadow Lane]

0 comentan:

Publicar un comentario