27 de septiembre de 2005

Radiodesencanto


Cuando fui a mi primera misión católica por la universidad, nuestra comunidad tenía programa de radio y estuve a punto de ir. Cuando descubrí un pequeño programa en flash para poner música en una página web, aluciné de inmediato. Y es que como hobby (nunca como para ganarme la vida en ello) me han atraído de alguna manera las comunicaciones. En especial la radio. Hoy no escucho tanta radio. Pero recuerdo noches enteras con el radiocassette encendido y yo despertándome a las 3 de la mañana y justo se les ocurre programar la canción que no tiran nunca y ahí viene esa reacción melancólica, la de siempre, la que estoy acostumbrado a sentir y dejar que fluya, así no más.

Hoy me decepciona de alguna forma el estado en el que está la radio al menos en Santiago. Especialmente cuando recorro el dial plagado de radios piratas. Me detengo en una de esas estaciones y por momentos pareciera pensar que se trata de una parodia, de la "radio Piruja", pero no. Es un aviso comercial real. No me cabe en el mate cómo cresta puede haber gente en radio que no sabe hablar. Me refiero a la Radio Génesis, 97.5 de San Ramón. Imaginarán lo bien que se escucha la Zero (97.7), que está apenas 0.2 MHz más arriba. Y no es el único caso. En La Granja hay una radio que pertenece a un colegio y hasta tiene página web. Esta última al menos tiene un locutor que sabe hablar y programan música decente, pero en el dial está en el 95.1, por lo que tapa a la Radioactiva que está en el 95.3, apenas 0.2 MHz más arriba.

El otro gran desencanto es el de las radios red-satelital. En Viña se quejan de que "ya no dan ganas de prender la radio, porque está casi todo satelizado desde Santiago". En efecto, recientemente fue la venta de toda la red de Radio Carolina, que era de las pocas que tenía programación autónoma en cada región en que estaba. Los nuevos dueños, el consorcio periodístico Copesa, por economías de escala descartarían mantener esta modalidad de operación, por lo que el fin de la programación regional sería inminente.

El pasado 21 de septiembre iba a poner un post sobre el Día del Trabajador Radial. Y tal día pasó sin que nadie lo notara. Porque los radiodifusores de hoy ya no conservan ese romanticismo de antaño, sino que cada día parecen ser más y más meros empresarios. Un día que dejen de transmitir significa "pérdidas cuantiosas". Además sería aberrante celebrarles el día a los computadores.

Por cierto, ANARCICH confunde peras con manzanas... "Radio pirata" o "ilegal" no es lo mismo que "radio de mínima cobertura". ARCHI habla claramente de "radios ilegales". ¿Quiere escuchar la réplica de ANARCICH a la ARCHI? Baje el mp3 aquí ("guardar destino como..."/"save target as...").

(Me encanta escribir este tipo de posts, en los que puedo mezclar lo personal con lo temático...)

3 comentarios:

  1. Si enciendo la radio
    es para escuchar musica...
    Odio a los locutores!!!

    Anyway...
    tengo cd muy buenos
    (lease con acento sureño)
    ja!

    ResponderEliminar
  2. La radio, la radio....de verdad nos encanta escucharla.

    ResponderEliminar
  3. Lo asumo.
    Nunca escucho radio, cada vez que sintonizo algo bueno, le sigue una canción mala y debo cambiar de frecuencia, eternamente.
    Soy de la especie que se hipnotiza viendo tele y escuchando mp3 del Pc :p

    Saluditos! :)

    PS: nada en contra de Huachimingo, es uno de mis ídolos, jijiji.

    ResponderEliminar