30 de septiembre de 2005

Gratis

Anoche veía Teletrece y cual fue mi carcajada al escuchar de voz de quien hacía la nota -a propósito de Nuestro PC- la frase "...que se hacen llamar bloggers..." O sea, con esa frase yo creo que se confirma en la gente común que ser blogger es como ser raro, ser activista, medio violentista o algo así. Pero después me quedé viendo el noticiero y mostraban a gente quejándose por el asunto de las isapres, de que los planes estaban subiendo o los porcentajes de cobertura estaban disminuyendo o ambas cosas. Uno de los mandamases del mundo de la salud privada en Chile explicaba este fenómeno diciendo que cuando hay prestaciones gratuitas, siempre se produce demanda en exceso. Y no es por desmerecer la posición de gente que se ha visto perjudicada por esto, pero es una gran verdad. El mutante chileno típico es un ávido consumidor de cualquier cosa que sea gratis. Leen "gratis" y es como un imán que gatilla su instinto acaparador. Y si no me creen, basta mirar un rato en alguna estación de Metro, como Bellavista de la Florida que me toca usarla día por medio, en donde pueden verse verdaderas pirañas comandadas por pilotos automáticos compuestos de una sola neurona que lo único que saber hacer en un humano es hacerlo abrirse paso y estirar el brazo para sacar el Publimetro.

Pero como sé que a usted lolita, varón, también le fascinan las cosas gratis, aquí puede darse un verdadero lujo cachureando en este foro, en donde usted puede encontrar links para pedir, gracias a la magia de Internet -como diría algún siútico-, adivine qué... Sí, cosas gratis. Absolutely useless free stuff! Eso sí, la avalancha de spam en los días siguientes se la encargo...

[Sube el ánimo escribir un post jugoso de vez en cuando.]

0 comentan:

Publicar un comentario