12 de agosto de 2005

Cuando la violación es inminente... relájate... ¡y disfrútala! (o No Lean, Es Fome)

Mall universitario

No me acordé en toda la semana de ir a pedir hora con la asistente social (o la "visitadora", como alguna gente les decía antes o como diría algún flaite con complejo de Pantaleón). Mi crédito especial todavía no sale, y tengo miedo de que sea a causa de mis notas, que no son brillantes ("moroso"... bieeeeeen, en mi universidad me aman...)

Hablé con una amiga sobre eso de que no puedo evitar ser dependiente. Me dijo que no es de un día para otro, que es un camino laaaaaaaargo y que tengo que buscar la ayuda de psicólogos, psiquiatras, pastillas... ¡valor!

No puedo evitar ser dependiente. Hace un tiempo en esta Escuela se editaba un humilde pasquín que, en tiempo de pruebas, rezaba así: "Cuando la violación es inminente... relájate... y disfrútala!". Creo que aplicaré esa filosofía. Está claro que no voy a superar mi problema. Así que mandaré el sufrimiento a la cresta y en lugar de mortificarme, creo que voy a empezar a disfrutarlo. Después de todo, diganme que no es rico acurrucarse con la amiga de confianza que uno quiere tanto, ¿no?

Por cierto, un par de discos que he estado escuchando estos días, absolutamente recomendados y con el sello de calidad Pretoriano :)

discos

0 comentan:

Publicar un comentario