1 de julio de 2005

Quedan pocos días... aproveche

Estoy en la penúltima semana de cuidar sala. Ya avisaron de arriba que, con el nuevo sistema de cámaras de seguridad, no necesitarán ayudantes el próximo semestre. Ello cambia por completo mi plan para las pocas lucas que me estoy ganando. Ahora que sé que no las voy a seguir recibiendo, en vez de darme gustos, estoy juntando lo que gane para comprarme algo que me dure y ya tengo en mente una lista de alternativas posibles, liderada por lejos por un discman con mp3.

Leí un post de Ornitocracio acerca de lo que había detrás de las encuestas de una afamada AFP que son encargadas a alumnos de último o peníltimo año de carrera. "Mira, la AFP va a obtener los datos de las personas que ustedes encuesten y simplemente las van a empapelar de información". Aunque no me sorprendió. Sólo confirmó mi visión "pesimista" de las prácticas sucias de propaganda que abundan en estos tiempos. Pesimista no, "realista". Siempre acostumbro pensar y prepararme para el worst case. Ingrid me dice que no sea pesimista. No es la primera.

Anoche fui a imprimir a una sala de computación que está frente a Sociales. Prefiero ir allá que queda más lejos aún teniendo una sala al frente del patio de Ingeniería, porque ahora trato de ir lo menos posible a esta última sala debido a una actitud cuestionable de doña administradora conmigo y con los que estábamos en ese momento en la sala que daría para largo... Pues bien, esta sala frente a Sociales, junto con la de Educación deben ser las más "sobrepobladas" por mujeres. Me pregunto cuántas chicas PUC conoce el "pobre" administrador de sala. No quiero ni imaginar...

fin del mundo?Tengo mi vida planeada hasta la primera semana de Agosto, cuando daré el exámen de licenciatura. Después de eso no hay nada claro. Es como ver las imágenes satelitales del Google Maps y hacerle drag and drop al mapita (con un zoom suficientemente grande) hasta que llegue a la periferia y a partir de ahí como que "se acaba el mundo". Y a falta de planes propios, todo mundo tiene planes para mí después de eso. Jorge dice que me va a poner a cargo de informática en su empresa consultora cuando el negocio comience a crecer, su mamá se anda haciendo la invitada a mi matrimonio (y no tengo ni polola), y así suma y sigue.

Tiempos de cero comments. Bueh, es lo que hay...

0 comentan:

Publicar un comentario