22 de julio de 2005

Me asusta, pero me gusta (o ¿ya volvimos a la normalidad?)

Estuve fuera una semana. Espero ya haya pasado el escándalo de los gurúes, luego de la ola de comentarios, inédita en la corta historia de este sucucho. Por el link en AtinaChile vi el programa de Estamos Conectados dedicado a los blogs y que fue todo un gusto, salvo por un diputado que me anduvo lateando, claro. Opinión valida. Pero una opinión, ni más, ni menos.

El viernes pasado cuando volvía a mi casa me sentí más feliz y satisfecho que nunca de ser un blogger. En mi espacio, dicho de manera cursi, florecieron las opiniones. Y talvez no debiera decir esto, pero me sentí "valido" por haber dicho lo que dije y haber obtenido tal respuesta.

A la vez, esto me asusta. Siento que más que nunca se ha dado la oportunidad para que cada uno de los que escribimos blogs pueda recibir, muchas veces gratuitamente, opiniones ofensivas o degradantes. Y uno tiene que ser de fierro. Y creo no serlo. Ojalá ya tenga donde abrir un nuevo camino cuando me dé cuenta que los blogs van hacia donde yo no quiero ir. Que un blogger sale en el Canal 13 o saca nota en El Mercurio o qué se yo... y ahí aparecen como por ensalmo aquellos personajes sacando sus garras. En el corto-largo tiempo que llevo en esto, y más aún en estos días en que los blogs se han dado a conocer más que nunca a través de los medios, he leído opiniones muy buenas sobre tal o cual blog, pero también otras bastante filudas y, lo peor de todo, bastantes veces hacia gente que en verdad quiero y estimo y que he conocido en este mundo raro al que me vine a meter. Cuando alguien saca nota en tal o cual medio ruego que esa persona no deje de ser quien es, que no pierda el rasgo que me hizo fijarme en ella y mirar lo que publica. Una aparición más y siento que por haber conseguido eso ya es más que uno y siento que se aleja. Es un problema que tengo. Y que espero algún día se acabe.

Lo siento. Esta vez sólo vine a marcar tarjeta. Y, por cierto, afectivamente sigo más solo que un dedo, pero de una mano de un solo dedo, claro.

6 comentarios:

  1. Es que la forma de hacer redes y vincularse con el mundo es esa: leer blogs, comentar, opinar, decir lo que piensas. Si esto está respaldado por tí, como blogger responsable de lo que dice, es perfecto.
    Hay varios que hablan bien de mí y otros varios hablan mal, de verdad que da lo mismo. Al final agarras lo nutritivo, el resto que se envenene solo. Tengo hasta trolls nuevos en el blog, pero se aburrirán, como otros.
    Y de tu post, lo de marcar tarjeta, nada. Yo leo una opinión ahí en tu post. Y está bien. Es la tuya.
    Ojalá que un día despiertes y digas, OK mundo, desde hoy soy yo mismo en el blog.

    Te vas a gustar ese día.
    Avisa y actualizamos el link.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu link, se hace lo mismo y sigo aprendiendo

    ResponderEliminar
  3. Lo que dice Roberto es tan sencillo que me dejó pensando arto: "Agarrar lo nutritivo y el resto que se envenene sólo." esta frase creo que no aplica sólo al mundo de los blogs, si no que al mundo que hay más allá... o acá, dependiendo de donde mires.

    ResponderEliminar
  4. Es muy cierto lo que dicen los chicos aquí...creo que hay mucha gente venenosa en todos lados, sólo hay que dejarlos pasar y que sigan tirando su veneno en algún otro lado

    ResponderEliminar
  5. Hay cosas que solo tienen sentido cuando nos pinchan un nervio adolorido. Eso es lo que creo. Saludos. AMT

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que a esto de los blogs hay que darle la importancia justa que tiene. Obviamente para algunas personas es más importante, algunos teorizarán al respecto y sugerirán normas o cosas por el estilo, y seguramente muchos se aburrirán de esto con la misma rapidez con la que se entusiasmaron. Lo importante es que tú objetivo se cumpla en el blog que escribes.

    Y la soledad, también puede ser una llama, sabes?

    ResponderEliminar