22 de mayo de 2005

Pruebas y pautas

Esta semana tuve prueba de Finanzas y la Javi me prestó unos apuntes que guardó cuando ella hizo el ramo. Hay una gran diferencia entre estudiar de pautas o de las mismas pruebas. Las pautas sirven para ver qué debe hacerse para resolver un problema (las pautas de verdad, no las que publica cierto profesor, que sólo traen las respuestas y la manera de llegar al resultado... las balls...). Las pruebas, como tienen errores y en mi carrera es dificil encontrar pruebas con todas las respuestas correctas, muchas veces terminan sirviendo para ver qué no debe hacerse. Y en esta fría tarde, sin Internet, escuchando Cat Stevens desde unos CD que me grabó un amigo cuando le dije que tenía computador en la casa, hace 4 años, le robo tiempo a entender la tarea de Progmat para ponerme a pensar en la disyuntiva de elegir una cosa o elegir otra y si la decisión puede deshacerse.

Los encontrones con aquellos monstruos del volante no cesan. El viernes pasado se me pasó la hora arreglando el desastre que me dejó el spammer y cambiando de dirección. Salí a las 8:30. Cuando me iba, me saludó una chica con la que me había tocado postular a las becas del centro de alumnos, talvez todo un bicho raro en medio de la verdadera burbuja en que se ha convertido mi carrera y que pareciera estar sobrepoblada de niñitos bien, niñitos PUC. Luego a las 8:35 estaba en la calle esperando la micro y el muy maraco pasa a las 9:03. "Me paga adulto o si no no lo llevo". "Son bien maricones los hueones. Se vienen carretando los hueones... no pasan nunca y pasan justo después de la hora pa cobrar adulto los hueones", le dije. "A los ssshoritos no los llevo" dijo el animal. Una mina atrás mio ya se resignó y pagó los $350 (que no los vale la mierda de servicio que dan). Y yo también y a la mierda el boleto, me dio impotencia saber que el animal de mierda se salió con la suya.

Ultimamente no estoy muy bueno para pedir consejos, porque ante el exceso que suele acumularse algunas veces, opto por desechar lo que no soy capaz de manejar. Después de todo, en ninguna parte dice qué es lo mejor que puede hacerse en casos como estos, cuando uno tiene que hacer frente a verdaderos matones. El abanico de opciones, al menos dentro de la impotente mente de uno mismo, suele ser inusualmente amplio en estos casos, llegando a los límites de lo animal. Podría quedarme callado o talvez decirle las cosas en su cara al hijo de perra como hice ese día, o talvez quemar su micro, quién sabe (y de paso hacer una fogatita en estos días fríos). Todo depende de la imaginación de cada uno.

Entonces uno se pone a mirar pruebas y pautas. Una de mis pruebas de hace unos años dice que cuando el chofer no me paró, pateé su micro y caí al suelo a centímetros de la rueda trasera. Y veo una enorme cruz con lapiz rojo al lado de mi respuesta. Hay pruebas que le dicen a uno lo que está mal, pero en este caso no hay pautas, no hay una guía hacia una respuesta objetiva acerca de lo que estaría bien y uno tiene que sacar conclusiones con lo que hay. Por otro lado, esas cruces alguien las pone y nunca queda claro quién es el que las pone, así que tampoco hay una respuesta objetiva sobre qué está mal. Y eso que ni siquiera hemos pensado en quién hace las pautas. Vaya enredo.

Así que aquí estoy, pensando en una persona a la que quiero hacer feliz y con un año entero de pruebas y pautas que no sé si será bueno usar o no.

¿Será un método bueno este de las pruebas y pautas? Paradójicamente no encuentro ninguna pauta o prueba que diga si es lo indicado o no.

0 comentan:

Publicar un comentario