2 de mayo de 2005

Las cosas como son

"Las chicas huelen tu desesperación".

Triste verdad. O sea, yo ya sabía eso, pero es patético que se les ocurra hacer un comercial para hacerlo aún más evidente. Al final no queda otra que olvidarse del asunto. Y eso calza con lo que a uno le dicen todo el tiempo, eso de que el amor llega solo y no hay que buscarlo, porque cuando empiezas a buscarlo, las chicas "huelen" eso y ahí no hay nada que hacer.

En los comerciales siempre el ridiculizado es el hombre, veamos, por ejemplo el típico "guatón"... Pero ve a hacer un comercial ridiculizando a una mujer gorda, porque de inmediato saltan los del consejo de regulación publicitaria, la ANATEL y cuanta cosa de ese tipo haya y sacan el comercial del aire en tres tiempos.

Sí, ya sé que hoy guatée. Pero tenía que decirlo. Me siento en desventaja como hombre.

Breve notas

  • Me siento como las balls.
  • Estuve todo un fin de semana y toda una tarde tratando de usar unos códigos javascript en el proyecto de WWW y los códigos funcionan rebien por sí solos pero al agregarlos al código de mi página se va todo a la cresta, no funciona nada.
  • Mañana hay reunión de mi grupo del Taller de Seguridad Informática y es casi nada lo que he podido hacer (¡quién me mandó a tomar ese curso!), aparte de que era necesario ocupar algunos programas para detectar vulnerabilidades del servidor que nos confían para "auditar" y en estos computadores no se puede instalar nada.
  • Y claro, una linda "I" de Programación Matemática el miércoles. Horror.
  • Y desactivé los comments para este post. No quiero frases pa'l bronce.