22 de abril de 2005

Vive este semestre como si fuera el último

(literalmente)

Una cosa poca (muy poca) de lo que era el Campus San Joaquín en 1998.

Image Hosted by ImageShack.us

Vista hacia Vicuña Mackenna desde la entrada del campus. Cuando no estaba el edificio de Ingeniería en la entrada, ¡había ligustrinas!

Image Hosted by ImageShack.us

Antes de la montonera de estacionamientos que hay en Ingeniería (para que los niños puedan venir a estudiar en auto) habían hartos árboles y harto pastito. Las salas de clases que se ven en la foto ya no están... o al menos ya no son salas de clase. Parte de esas salas las adaptaron e instalaron ahí la oficina de Intercambios Estudiantiles. Yo les tenía cariño a esas salas. Ahí conocí a mis primeros amigos cuando era novato y mi primer grupo de estudio (cuando estudiaba con más gente y no solo como ahora). Mi primer enamoramiento heavy-imposible también empezó en esas salas.

Image Hosted by ImageShack.us

El querido Food Garden (o Fud Guaren para los amigos). En ese tiempo había un wurlitzer y aunque tenía montones de canciones, casi siempre se rayaban con unas pocas, entre ellas la de Rosana que acabo de subir al radio.blog. Lo extraño es que en ese tiempo ella tenía otra canción de moda y no esa. Se podría decir que fue un éxito que nació en el Food Garden (je).

Genial. Cambié los blog-días de vida por los PUC-días de vida.

3 comentarios:

  1. Es un reto a mi percepcion encontrar a alguien el el food garden a la hora mas concurrida...
    y yo que a veces soy...
    m-o-n-o-n-e-u-r-o-n-a-l...

    ResponderEliminar
  2. Ey! yo alcancé a ver ese wurlitzer...como tenía beca de alimentación chancheaba en el food garden todos los días.

    Eran bonitos esos días, es verdad que las cosas han cambiado...no te puedo decir si para bien o para mal porque mi facultad sigue igual siempre...chica

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/25/2005

    Siempre tuve ganas de conocer ese campus; ni de curiosa he entrado.
    Hace tiempo no visitaba tu blog, me ha gustado mucho el template actual.
    Cariños,
    Nadia.

    ResponderEliminar