11 de marzo de 2005

No hay días especiales

El pasado 14 de febrero fue el ultra-hiper-mega-marketeado día de los enamorados y a mí apenas me afectó (o sea, me comí la rabia solo en mi casa pero nada más, no llamé a nadie aunque, digamos... ¿a quién podría llamar ese día sin asustarla?). El pasado 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer y yo, pudiendo haberme lucido con un caballeroso saludo a todas las féminas que me visitan, al final no hice nada. La razón es que me apestan los "días de". Porque para mí son de lo más plano que hay. Nunca pasa nada. Nunca me celebraron ningún día del niño, rara vez me celebraron un cumpleaños (la última vez que me celebraron un cumpleaños fue cuando cumplí 14 (creo, porque ya ha pasado tanto tiempo que los recuerdos no son lo claros que uno quisiera). La Labios de Rubí escribe sobre su feliz no cumpleaños. La caída de Haloscan tiene a media blogósfera sin comments y eso me impidió sugerirle aprovechar a concho estos 364 días haciendo una fiesta de no disfraces. Puede ser divertido. Todos tratando de elegir el mejor no disfraz. Pueden ir disfrazados de no-príncipe, no-animalito, etc., lo importante es escoger el mejor no-disfraz. ¡Y pobre del fome que vaya disfrazado!

Breeeeeveeeee notassssssss...
  • Ayer tuve la primera clase de un curso que quería tomar hace tiempo: Tecnología y Aplicaciones del WWW. Hace semestres que no me sentía tan motivado para hacer un curso de mi carrera. El profe nos mostró lo que están haciendo en Google con las versiones betas de Google Suggest y Google Maps, esta última con méritos de sobra para dar dolores de cabeza a los chicos de Mapcity.
  • También ayer fui al departamento de un amigo y en el camino me encontré a un par de colegialas con uniformes de colegio particular y me recordaron al instante a las cabras chicas gritonas, tanto así que tuve que aguantarme la risotada... ojalá nadie se haya dado cuenta.
  • Este domingo al fin me cambio de casa.
  • Anoche llegué muy tarde a mi casa porque la micro que tomé se comenzó a quedar en pana, las puertas no cerraban y tenía miedo de que a la velocidad de tortuga a la que íbamos a un flaite se le ocurriera subir a asaltar a la gente. Felizmente la micro fue capaz de atravesar la pobla para que pudiéramos hacer transbordo a otro bus en un lugar más "seguro". Eso por ahora.

4 comentarios:

  1. Pero, ¿cómo? Si hay un día especial...... mi cumpleaños jijijiji al menos para mi lo es. ;) Ayyy!! Y si me pongo a pensar hay otros días también uhmmmm.
    Y que tal ir disfrazado de no uno mismo, eso me gustaría sería genial jiji es que ya me lo imagino jaja!!
    Besitos, gracias por tu visita y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Los días especiales existen... quítate la amargura del pasado porque te está impidiendo vivir tantos días especiales... siento decirte que los seres humanso estamos hechos así, es deir, para elebrar, conmemorar y recordar ciertos días...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/12/2005

    Postura respetable, qué puedo decir. A mí me parecen buenas excusas para regalar, e incluso reflexioanr y dar gracias... bueno depende si estoy de ánimo también de hacerlo.
    Compartiendo la impotencia de no poder comentar x Haloscan, cariños,
    Nadia.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me estás dando publicidad gratis :P

    Para mi la celebración del no cumpleaños es genial , porque creo que uno debe celebrar lo que uno quiera y tan solo por que quiere.

    Lo de la fiesta es buena idea...lo pensaré...el q vaya disfrazado q se cuide ...

    saludines

    ResponderEliminar