8 de marzo de 2005

Amigos son amigos

Y todo por el maldito día en que me armé un mono que dice que los amigos de una persona en particular terminan compitiendo entre sí para ganar un poco de aprecio de vuelta, un lugar más elevado en el ranking y una tajada más grande de torta.

Desde chico, digamos, desde que tenía 14 años que concibo la amistad entre hombre y mujer como el escalón de abajo de algo que se asemeja a una relación de pareja. Parece ser que sin duda tomé el camino dificil, a diferencia de mi hermana que, según ella, "amigos son amigos y minos son minos". Para mí, ser amigo y ser pareja son dos cosas que siguen un mismo thread y se diferencian en que una es más evolucionada que la otra. No siguen dos caminos paralelos. Porque, después de todo, los amigos no son para siempre y la pareja es, supuestamente, con quien uno sigue (o debiera seguir) para toda la vida.

Ayer acompañé a la Clau a sacar libros a la biblioteca o, mejor dicho, a que yo le sacara algunos libros puesto que ella ya EGRESÓ, por lo tanto ya no tiene credencial y no puede usar ni biblioteca ni laboratorios de computación ni nada. En el camino le hablé que tenía una "peor es ná" y que la echaba de menos, aunque en el momento me sentí mal por estar usando etiquetas o sea, odio eso de "novios", "pololos", "amigos con cover", "pinches"... ¡patrañas! Y como alguien me dijo alguna vez respecto a lo mismo, hacer que la amistad sea tan intensa y verdadera que hasta la palabra "amigos" llegue a quedar chica al lado de lo que podemos ser.

Volviendo, el problema es que al tener a una amiga especial y a una eventual futura pareja en un mismo thread, y al estar consciente de que mi amiga especial va a subir hasta un cierto tope (y yo también para ella, de acuerdo a mi "sesgada perspectiva") las cosas no se ven muy nice que digamos. Y todo por el maldito día en que me armé un mono que dice que los amigos de una persona en particular terminan compitiendo entre sí para ganar un poco de aprecio de vuelta, un lugar más elevado en el ranking y una tajada más grande de torta. Y eso claramente está mal y todo el mundo me lo ha dicho. Pero esta grabado a fuego. Y al igual que lo que escribía el mes pasado sobre la pobreza y la manera de ver el mundo que esta condición conlleva, cuesta ignorarlo.

Lo que sí es cierto, es que desde hace un tiempo que soy más selectivo con mis amistades y lo seguiré siendo de ahora en adelante. Porque me llené de "amigos" y "amigas" y me llené de ruido que no me ayuda en nada.

0 comentan:

Publicar un comentario